El pasado martes tuvo lugar una gran cacerolada frente a la sede nacional del Partido Popular en la madrileña calle Genova.

“¡No es un partido es una banda!” o “ladrones, ladrones” son algunas de las consignas que espetaron los numerosos participantes en la protesta.